Historia del Himno del Señor de los Milagros


HISTORIA DEL HIMNO AL SEÑOR DE LOS MILAGROS

La compositora de la marcha e himno del Señor de los Milagros, fue Isabel Rodríguez – Larraín Pendergast. Distinguida y aristocrática dama limeña cuyo origen e inteligencia no opacaron la sencillez y humildad de su corazón. Así, ella recibió la gracia de nuestro Señor y mediante la inspiración de esa bella música y letra que acompaña, cada año, el paso lleno de fervor de la más grande Procesión del catolicismo y una de las mayores expresiones de religiosidad de la humanidad actual.
El mes de octubre se viste de morado en muchas ciudades y países, empezando en Lima y sus distritos, en cada departamento y regiones de Perú, y fuera de sus fronteras, en muchos países donde hay peruanos que fomentan y llevan la fe en el Cristo de Pachacamilla.
 
Son días en los cuales, cantar el Himno es cantarle con el corazón al Señor de los Milagros.


Isabel Rodríguez-Larraín Pendergast, autora del Himno del Señor de los Milagros, nació en Lima, el 5 de julio del 1903. Sus padres fueron Emilio Rodríguez-Larraín Ruiz e Isabel Pendergast Bustillos, familia muy virtuosa en la que nunca faltaban el rosario y misa a diario; tuvieron 17 hijos, de los cuales, Isabel fue la cuarta. De niña aprendió solfeo y piano, también sabía tocar el violín y la guitarra; contaba con una linda voz de soprano que aún en la ancianidad impactaba al oirla interpretar a Chopin, Mozart o Straus. También compuso muchos valses tipo Strauss y hasta una pastoral de navidad y una música de carnaval llamada "Viene el diablo y también sopla". En Roma aprendió a escribir música, en Florencia recibió clases de dibujo y en París adquirió el gusto por la lectura. Nunca tuvo interés en actuar en los grandes escenarios, sino que gustaba hacerlo en capillas recoletas y cuando servían para alguna actividad benéfica; como trabajo profesional se desempeñó también como enfermera en Servicio Social. 
 
Se convocó el concurso para el Himno del Señor de los Milagros. Empezó preguntándole a la gente cuanto sabían de la procesión. En un momento creyó que no iba a concretar nada y angustiada dejó pasar el tiempo –dos días aunque a ella le pareció toda una eternidad. Al encontrarse en ese angustioso estado, pues ella necesitaba exteriorizar su religiosidad y amor al Señor de los Milagros. Su padre le aconsejó que escribiese la partitura y letra. Conversó con su amiga Mercedes de la Torre, quien al día siguiente la sorprendió enviándole a primera hora los papeles para tal efecto y la tinta china más fina que existiese en Lima. Toda la tarde se la pasó ensayando pentagramas y en el momento de escribir las primeras notas se le nubló la vista, sobreviniéndole un llanto inconsciente que terminó por despintar su trabajo. La tarea se le antojaba superior a sus fuerzas, se quedó dormida, al despertae y, sin cenar, tocó piano hasta el amanecer. Nunca supo, en realidad qué había interpretado, pero varios días después escribió de corrido casi toda la marcha del Señor de los Milagros.

Durante el proceso de composición, la autora visualizó toda su vida, en especial 

las veces que había tomado contacto con las procesiones que las veía pasar 

desde el balcón de la casa de su amiga Albina Aramburú Raigada, en el Jirón de 

Unión, y del Santuario de las Nazarenas. 


 
Se inspiró en las apoteósicas salidas de la Imagen del Señor de los Milagros de su Templo y Monasterio que durante el año custodian. En esa gran efifie que mira a sus fieles y devotos.
Durante las procesiones que organiza la Hermandad de las Nazarenas – Sede Central Nazarena -, el himno es interpretado por La banda de la Guardia Republicana del Perú.
Ordenada, formal y viviendo con religiosidad, Isabel Rodríguez-Larraín Pendergast, murió un 28 de abril de 1991, cuando estaba a punto de cumplir los 88 años de edad .
                               Letra del Himno al Señor de los Milagros

Señor de los Milagros,
a Tí venimos en procesión
tus fieles devotos,
a implorar tu bendición.(bis)

Faro que guía,
da a nuestras almas
la fe, esperanza, la caridad,
tu amor divino nos ilumine,
nos haga dignos de tu bondad.

Señor de los Milagros,
a Tí venimos en procesión
tus fieles devotos,
a implorar tu bendición.(bis)

Con paso firme
de buen cristiano
hagamos grande nuestro Perú,
y unidos todos, como una fuerza
te suplicamos, nos des tu luz.

Señor de los Milagros,
a Tí venimos en procesión
tus fieles devotos,
a implorar tu bendición.(bis) 
¡¡VIVA EL SEÑOR DE LOS MILAGROS!! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, deja tu comentario.